viernes, agosto 7

Woman sleeping, Man dying.

Mi sueño efectivamente fue intranquilo. Soñé que entraba a un departamento donde había un hombre muerto, veía tanta sangre que yo asumía que lo habían asesinado. En vez de llamar a la policía buscaba en sus bolsillos y me llevaba su cámara y su iPod. La culpa me carcomía, pero estaba más preocupada por revisar las funciones de la cámara. Zoom, image enhancing, culpa. Sabía que si la policía tuviera estos elementos podría esclarecer más rápidamente el crimen (no el zoom, image enhancing y la culpa, sino el iPod y la cámara), pero no quería entregarlos. Desperté cuando estaba a punto de revisar las fotografías de la memoria, que supuestamente habían sido tomadas antes del asesinato. Buen sueño.

Luego abrí los ojos y vi que había dejado un DVD en la compu, se reprodujo toda la noche porque eran capítulos de una serie. Sentí ganas de escuchar a Morrissey y me di cuenta de que solo tengo uno de sus discos físicamente. Qué pena. Así que este fin de semana será el fin de semana en el que compraré lo que sea posible encontrar de su discografía. En especial espero conseguir Your Arsenal. Con albur.

6 comentarios:

NoSoyTrendy dijo...

definitivamente, Morrisey es un forever quetodos necesitamos de cuando en cuando... esos sueños...au.

xoxo
___nosoytrendy

Anónimo dijo...

Wow, qué bueno que alguien comenta.

Estaba empezando a sentirme sola. SOLA!

Sof.

ru dijo...

Qué bonitos sueños. El otro día yo soñé que Paulina Rubio se moría, no le entendí nada a mi subconsciente.

Morrisey me da miedo, pero sí lo escucho a veces.

Amiguiz dijo...

Te invito a sueñotuitear. O sea, a tuitear cada mañana de qué trato tu sueño esa noche.

El de hoy sería: “Soñé que desfalcaba a un cadáver, sintiendo un poco de culpa”.

Y así.

Janus dijo...

Es tu culpa que no comentemos. Posteas tan poco que se nos olvida darnos una vuelta.
Mientras el sueño no te haya quitado el descanso todo está bien.

Francisco Palacios dijo...

Ese tipo de sueños pueden llegar a ser premonitoreos en cierto grado. En un pasado reciente soñé que hurtaba un libro de superación de Sanborns y fui a cometer el acto ilícito por cierta casualidad, por mi paupérrima estabilidad económica y por influencia de Paul Auster. Uno debe hacer sus sueños realidad, dicen por ahí.

Saludos Sof. No uses este comentario para denunciarme a las autoridades.