jueves, abril 13

Conclusión: quiero regresar a la primaria

Todo era más fácil. Recuerdo que siempre entraba a mis clases porque había una hora de entrada, una hora de salida y una Madre Directora que jalaba el cabello cuando uno se quedaba papaloteando. Una de las cosas que más extraño de mis épocas en el Colegio María Luisa Godeau (dar click para enterarse bien del chisme) es disfrutar de las lecturas de los libros de la SEP. Eso y que en el recreo tocaran CO CO GUA GUA CO CO GUA GUA CO CO CO CO GUA. La rola fatal era "el mundo es una bolaaaa de agua y tierra" porque quería decir que ya había pasado la media hora de felicidad.
En fin, el punto el día de hoy son los libros de la SEP. Nomás porque me he estado acordando de algunas cosas que releía y releía y se me hacían tan bonitas que hasta me las aprendía. No me acuerdo de qué año, pero había un libro que empezaba así:

En el país del pan conocí al bolillo
también al mazapán de color amarillo
el rey de este país hizo este rico pan

con un poco de maiz y la miel de un panal


Qué cosa preciosa. Me gustaba que cada página tenía su dibujito, a veces bien pinche feo, pero siempre con buenos detalles que hicieron mella en mi memoria. No faltaban las fábulas de esas de Esopo que siempre le enseñaban a uno a portarse bien y ser compartido y hacer amigos y no robar cosas y no ser tacaño. Ahora hagan su ejercicio mnemotécnico y acuérdense de la siguiente rola:
Cu cú cantaba la rana
Cu cú debajo del agua
Cu cú pasó un caballero
Cu cú vestido de negro
Cu cú pasó una gitana
Cu cú vestida de lana
Y comiendo pan le pedí un pedazo
no me quiso dar la cogí del brazo
y le hice bailar
Si el Cu cú te gusta volveré a empezar

Y así había miles. Me gustaba otra historia que era sobre la rana que quería ser auténtica, que hasta dejaba que le arrancaran las ancas para que se las comieran mientras decían "mm qué rica rana que sabe a pollo". Luego me enteraría de que es de Monterroso.
Había un cuento que era sobre unos extraterrestres que tenían una moneda llamada zololocho y las cosas costaban diez zololochos o cuarenta zololochos y era muy bonito. También estaba el excelso cuento del PALITROCHE, qué maravilla, de una niña que quería descubrir qué diablos era un palitroche y todos se la querían hacer pendeja y le daban un cepillo y no sé qué, pero eso no era lo que ella entendía por PALITROCHE, pero la verdad ni ella sabía qué era y acaba por ponerle así a un mosquito o a algún animal chiquito. Y hablando de cosas chiquitas, no olviden ustedes a la PLAPLA: "Y la Plapla siguió patinando sobre el cuaderno mientras cantaba un vals con su voz chiquita y de tinta". Siempre quise ver una plapla, pero ya como por cuarto me imaginé que no existían. Yo creo que se ven así:

Cerraremos con otra bonita canción que habla de un casorio así como quien dice muy sui generis:
Mañana domingo se casa Benito
con un pajarito que canta bonito
quién es la madrina
doña Catarina
quién es el padrino
Don Juan Botijón
y dale que dale con el bordón

AAAh, esos libros. Ahh, cocoguagua. Aaaah, la madre directora. La felicidad de la niñez. Qué joda que ahora sea 10 años después.

40 comentarios:

ka! dijo...

¿Crees en la casualidad?..hace apenas unas noches platicaba con alguien acerca de lo mísmo: De los libros de texto gratuitos, de la plapla, de los palitroches, de "cucú" y del "país del pan"...

Hay algo cierto, aquéllos libros nos enseñaron a equivocarnos poco...pues al tercer intento con la goma el libro simplemente se deshacía...ahh! que tiempos no?...yo también los viví en un colegio católico, allá en mi rancho..bello...

Top Ten.

1. Palitroche.
2. La vaca de Humahuaca.
3. Escribe escribano.
4. Los Seris.
5. La Plapla.
6. El piojo y la Pulga.
7. Dedos de Luna.
8. Nana Caliche.
9. Pepe Carbonilla.
10.El Limonero (..Cuantos soles..)

Mención especial al libro recortable de la SEP que odié por el simple hecho de ser Zurdo y que las putas tijeras nada más mascaban las hojas de papel revolución..

BUen fin de semana.

ka! dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

el cuero cabezudo said...

Es triste percatarse de la felicidad con 10 años de retraso...

Estoy disfrutando mi Semana Santa trabajando y leyéndote; me gusta que el descanso estimule tu poiesis. Escribes con tal frecuencia que no puedo meditar sobre mis comentarios, y me abstengo; pero aquí mi contribución a la discusión sobre los libros de texto gratuitos. Recuerdo emocionado las gigantescas rotativas imprimiéndolos en un edificio de la Colonia Doctores. Y tienes razón: contenidos excelentes, pese a la censura; aunque por supuesto que lo que yo leí difiere de lo que tú y tu generación leyeron. Aquí una muestra de mis recuerdos literarios infantiles, que aún ahora me conmueve. Saludos afectuosos.

LA HIGUERA

Juana de Ibarbourrou

Porque es áspera y fea,
porque todas sus ramas son grises
yo le tengo piedad a la higuera.

En mi quinta hay cien árboles bellos:
ciruelos redondos,
limoneros rectos
y naranjos de brotes lustrosos.

En las primaveras
todos ellos se cubren de flores
en torno a la higuera.

Y la pobre parece tan triste
con sus gajos torcidos, que nunca
de apretados capullos se viste.

Por eso,
cada vez que yo paso a su lado
digo, procurando
hacer dulce y alegre mi acento:
«Es la higuera el más bello
de los árboles todos del huerto.»

Si ella escucha,
si comprende el idioma en que hablo,
¡qué dulzura tan honda hará nido
en su alma sensible de árbol!

Y tal vez, a la noche,
cuando el viento abanique su copa,
embriagada de gozo le cuente:
-¡Hoy a mí me dijeron hermosa!

Royal Majesty Queque dijo...

Oh! yo también adoré los libritos de la SEP. No sé si sea imaginación mia o mala memoria de los demás, pero había un libro ilustrado por Trino. tu no te acuerdas de pura casualidad? Es que ese libro si que estaba bien chido, era el que más me gustaba. Muerte al de matemáticas de tercero. Grrrrr.

Yo odié mi primaria, lleno de rateros y gente odiosa... bueno, algunos profesores, otros sí eran buena onda (pero se iban, ellos saben que era lo mejor mejor mejor).

Yo me robé unos libros de la nueva generación. No es lo mismo, no es lo mismo.

Saludines!

Sólo Soy Un Ojo dijo...

Yo no estudié en un colegio católico, pero también me tocaron esos libros...no mames, ese de la rana tenia muchísimo tiempo sin leerlo; como buena niña retrasada, me la pasaba el día entero taraceando la canción.
Lo del Palitroche, era la onda, me pasé meses infructuosos buscando el dichoso trébol; claro nunca lo encontré, pues porque no existía; creo que tenia cierta fijación por los absurdos (que se mantiene hasta la fecha).
Enserio que los libros de primaria ya no son como los de antes. Creo que mis favoritos fueron, la del garbanzo explosivo y una sobre el jabón llamado Saponio Saponaria.
(Creo que este se ha convertido en mi post favorito del año)
Saludos.

Ibelin no Balian dijo...

Era bonita esa época, lo que yo daría por volver también. Varios de esos libros los conserva mi papá, porque fue maestro de primaria, los mas chidos eran los de lecturas; ya ni me acordaba del palitroche, es un cuento muy padre. Gracias por hacerme sonreir por un día.

asco dijo...

La añoranza por el pasado es frecuente en mi mediocre vida. Con el paso de los años me he hecho responsable, viejo, además de muy pendejo.

Cuando iba en la primaria, recuerdo la llegada de dichos libros. Yo iba en una escuela de frailes, según, y los libros llegaban como medio año tarde, no los ocupábamos mucho, pero cuando se necesitaban era todo un viaje. Me encantaba tener que forrarlos con hule cristal. Regularmente lo hacía mi mamá pero me encantaba tener que cortar el "yures" y pasárselo.

Oh, que tiempos aquellos.

La ventaja es que yo si me di cuenta de la felicidad en aquellos años. Así como ahora me doy cuenta de mi infelicidad y de mi mediocridad. Que bonita es la vida.

Gordolobo dijo...

Yo usaba los libros de texto para hacer animaciones, ya sabes haces una secuencia de dibujos en los bordes de la página y luego pasas las hojas rápidamente. eran muy buenos para eso, no he encontrado encuadernaciones mas aptas para tal fin.

Yo iba en una escuela primaria, que ya pensando en ella, mas bien era como un campo de entrenamiento de ideología comunista (o escuela activa guatever). incluso cuando murió la directora original me entere de que luchó en la rev. cubana.

pancha dijo...

ash, pues como me vas a creer, si mi nombre no es alejandra, es pancha, por eso no me crees

Anónimo dijo...

¡Qué buen post! Yo me acuerdo de un cuento de una niña que tenía un ojo en el dedo. Y desde entonces pienso con frecuencia en él y lo útil que sería tener un ojo en el dedo.
También había uno de un mexicano y un español. El español estaba muy confundido por las diferentes pronunciaciones de la X: Oaxaca, Xochimilco, esas cosas.
Jajajaja, qué buenos tiempos.

pancha dijo...

se me hace que yo ya estoy mas ruca, bueno, no se me hace, estoy, pero yo me acuerdo de los libros senda, alguien los uso o alguien se acuerda? he querido conseguir algunos, porque ah.. como me acuerdo de las historias y las ilustraciones. que bonitos tiempos!

mO dijo...

woah!! no hay como los tiempos de la primaria en donde no hay obligaciones, preocupaciones y bueno gastos!!!, pero coicido contigo no hay como los libros con dibujitos jaja
un saludote

Benja dijo...

Yo me la pasaba oliendo mis libros hasta que se acabara el olor a nuevo, y eso me hacía viajar más que las mismas lecturas, ahhhhh, ¿? ejum, si el de la rana cucu estaba chido, ¿quien carambas la podría olvidar? Otra que me gusto mucho fue la del burro, que iban el anciano y el niño caminando, o arriba del burro, o uno arriba y el otro abajo, y siempre había alguien que los criticaba, chale.

La maestra Socorro (de 2o.) me pido prestado una vez uno de mis libros, y cuando me lo devolvio estaba todo maltratado y sucio, hasta me dio chorrillo del coraje, y creo que es la única maestra que recuerdo, precisamente por eso, grrrrr. che vieja!

Alfreyo dijo...

Recuerdo que se nos entregaban un poco tarde los libros (casi dos meses despues de iniciado el ciclo escolar) y tan pronto como caia el libro de español, me lo aventaba en unos cuantos dias.


Ahhh! los años maravillosos en los que con dos pesos se comia en el recreo y sobraba para la raspa de la salida (sin albur).

Asmadeus dijo...

El jodido tiempo pasa tan rápido que le entran ganas a uno de darse cabezazos contra la pared.

Brindo por los grandes éxitos de la canción infantil meditativa de hoy, ayer y siempre.

Plaqueta dijo...

¡El Palitroche! Mi maestra nos dejó escribir un cuento a partir de ese, y me acuerdo que me quedó bien acá, ultra vacilador, y además yo era la única que sabía usar los esos guiones de diálogo. Grandes felicitaciones recibí.

Pero yo no tuve una infancia feliz, qué bueno que terminó, puaj puaj.

sandro maurer dijo...

navegaba por estos rumbos y me encontré con este blog que vive pariendo ideas bellas (sí, como sócrates, sólo que acá sí se escriben). por cierto, tengo un mensaje para todos uds:

De llegar Felipillo Calderón a la Presidencia de la República, van a prohibir el uso de minifaldas, preservativos y píldoras anticonceptivas de emergencia. Los homosexuales, las lesbianas y los bisexuales serán tratados como criminales .

¿Queremos un presidente fascista, homofóbico, mogigato, déspota y misógino?

Si quieres apoyar a Calderón, deberías empezar por golpearte a ti mism@ y a toda tu familia.

sandro maurer

alx dijo...

heal the wooorld... make it a better place... for you and for me and the entery human raceeee.

qé rola más ñoña. pero sí, era yo muuy feliz

Fosfocito dijo...

Ah, las fàbulas de Esopo, què recuerdos de infancia.

La "moraleja" debe ser menos que una moral though. Hasta suena peyorativo... no crees?

Gabriela Moraleja

Love doctor dijo...

Yo una vez me aprendí uno sobre un barco. No recuerdo ni como iba ni de quién era, tampoco en qué grado lo leí, pero en aquel entonces yo se lo quería dedicar a mi tía Blanca cuando se graduó de Administradora de Empresas. Bendito programa de la fiesta, que no me contemplaba. Fiu!

Gran Fornicador dijo...

Yo nunca fui a la primaria. Pero si lei esos libros. Y la verdad no me acuerdo por que.

bueeeenoos diiiiaaas, señooor tapetaaazo dijo...

La primaria era bella, bella. Te daban tu coca en bolsita. Jugabas 'quitinbol' (o como se llame, era un híbrido del beisbol y el futbol). Y luego te enterabas que la Madre Directora se hizo monja porque la plantaron en el altar (gracias a la típica mamá chismosa de la amiguita). Y uno que otro año se hacía un fondo de ahorro que le dabas tanta lana a la maestra y al final del año te lo daba todo e ibas corriendo a comprarte tu caballero del zodiaco que costaba $99 Nuevos pesos.

Y con toda mi audacia, caballerosidad y perspicacia solucioné heróicamente la duda de qué era un Palitroche diciendo que era la verruga que tenía un compañerito en el cuello (el niño lloró mucho y yo tuve que hacer 100 planas de 'Debo respetar a mis compañeros')

Sofía dijo...

ka! Pos dicen por ahí que dice borges que todo encuentro es una cita así que. Jajaj, sí se desbarataban todos, muy cagado. De la lista que haces me acuerdo de poquitas!! Nana caliche jugaba boliche o estoy peda? Mala onda lo de tu zurdez, habías de hacer una tienda para zurdos como la de flanders...

cuero: Pues es que qué feos son los higos. Y si son feos los higos, las higueras imagínate. Jajaj. Sí, me dio mi inspiración vacacional que se acabó y dejé de escribir varios días, pero está bien para que lean los otros posts. Diez años no son demasiado...

Elsa: Chale, de los de matemáticas ni me acuerdo. Siempre fui bruta para esas cosas. Jiji, te hiciste ratera a raiz de lo que aprendiste en la primaria?? DE lo de Trino, no te manejo el dato, pero ya alguien me había dicho eso y no lo creí. Investigar habrá que.

Rosángela: CHale, un verdadero honor, qué gusto que te guste. Pero oye... ¿¿un garbanzo explosivo?? ¿¿Es una broma?? Eso sí no lo recuerdo...

KIKE; pos móchate!! Siquiera con unas imagencitas escaniiiadas...!

Rudy; no empieces a sufrir y llorar, que de eso no se trata, te mando un gran abrazo aunque nunca coincidamos en ningún plan. Y sí, los libros llegaban re tarde... El olor a hule cristal me remite a mis cuadernos forrados con magitel o papel lustre escogido por la maestra.

gordolobo: Chale, qué desperdicio de libros. Mi maestra de prepri se llamaba Francisca, también era cubana locochona. Ella me enseñó a leer y escribir y vaya que se lo agradezco.

Pancha; no maa, ese del dedo está super gore, qué cosas no haría yo con un ojo en el dedo jojojo. Eso de la equis me quiere sonar, es como de esos recuerdos feos que no se dejan agarrar, los odio! Pero sí, buenos tiempos. Ya dinos tu identidad...

Mo: Saludos de vuelta, hagamos un frente nacional en pro de los libros con dibujitos.

Benja; pos es que los libros no se prestan weei. PEro sí, qué rico olían cuando metías la narizota entre las hojas. El cuento que dices lo recuerdo perfectamente, la gente decía; "osh, ese niño trae a su papá cansándose; osh, ese papá abusón que trae a su hijo caminando; osh, esos dos abusan del burro..." Lo recuerdo muy bien...

Alfred: Cierto tan cierto, nada como la cooperativa y nada como el raspado (con albur).

Asmadeus; Dicho está. Pero no nos demoms cabezazos, en una de esas es mejor recordar que partirse la cabeza lamentándose por el pasado... Bienvenido a este su blog.

Tamara: A mí me gustó la primaria y luego odié mis dos secundarias. La maestra de cuarto me regañaba porque ponía palabrotas en los cuentos que nos dejaba escribir. Pinche ñoña. Huevos a la maestra Elvira.

sandro; Pos sí, sócrates no escribió. Eeee... en este blog somos nihilistas no aceptamos propaganda política, religiosa o de cualquier secta, gracias, vuelva pronto sin propaganda.

Alejandro: SIII, tú sí viste el post pasado, make it a better place for youuuu and for meeee.

Gabriela: Moraleja suena a comadreja, ¿¿no crees??

Alejandro; Qué ñoños somos. Hasta pensando en dedicar poemas a tías. Yo me los aprendí y diez mil años después los sigo recitando...

Tirso: Qué bueno que los leíste. Qué bueno que no fuiste a la primaria. No, mejor sí hubieras ido. Naa, no sé. Sí. No. Bah.

Tapetazo: jajajajaj qué mal estás. ¡¡Creo que íbamos en la misma escuela!! Jajaja. Mi problema con los caballeros del zodiaco era de celos. O sea, a mí ya me gustaban los niños y nomás querían andar con sus canicas sus tazos y sus caballeros. ¡¡Malditos!!

Jorge Luis dijo...

jaja Ese del burrro, el niño y el papa me gustaba. Yo tambien me chutaba todo el libro de lecturas de español en un dia o dos, me sentia un inadaptado por que todos los demas niños querian chutar el frutsi relleno de papel! Pinche primara publica de iztapalapa como la odieeee!!

Me gusta tu blog y eres la culpable que este aqui comentando a las 4de la mañana. saludos

Anónimo dijo...

El garbanzo explosivo era "El Garbanzo Peligroso" que hacía "PUM" al caer.

Afortunadamente aún conservo esos libros.

shilena dijo...

hola, me encanto esta columna . no se como conoci el relato del palitroche, pero rayo con el hasta hoy , por eso cuando en el pre- kinder de mi hija nos pidieron compartir un relato con historia para los padres elegimos este , lo unico malo es q no encontramos el texto completo ( malditas mudanzas), no quiero creer que perdi la oportunidad de compartirlo con mi hija y sus amiguitos. no crean q no he buscado , asi fue como llegue a este blog. si alguien pudiese ayudarme a leer este relato a una niñita q pide a diario ( y cada vez con mas insistencia) el cuento del palitroche, estaria eternamente agradecida.
Un abrazo del helado Chile.
(visitare a diario este espacio)

shilena dijo...

Olvide decirte q ha sido una sincronia perfecta entre tu blog y palitroche.
escribes hermoso.

Anónimo dijo...

El país del pan era la primera lección del libro de español lecturas de primer grado de primaria, a mi me tmb me trae muy gratos recuerdos :(

Ahora en vez de el país del pan ponen a un wey que se llama "Paco el Chato"(Lo sé por que mi hermana y mi mamá son maestras, ahh y mi novia).

En fin recordaré cuando iba con mi mochila de las Teenage Mutant Ninja Turtles y mi caja de crayolas jumbo a la primaria.

Yesenia dijo...

Hola, =)

he leído tu entrada en el blog y me ha parecido muy lindo recordar todo eso, aquellos tiempos que viví fueron muy felices, gracias por hacérmelos recordar, uhhh... de eso ya hace unos 11 años, daría lo que sea por recuperar aquellos bellos libros

Gracias, y un saludo =)

GatitoK364 dijo...

HAAAA¡¡¡¡¡ SI QUE LINDOOO ES VIVIRRR EL RECUERDO DE TODO LO QUE FUE LA INFANCIAAA, SOBRE TODO AQUELLOS AÑOS ESCOLARES DONDE TODO ERA ILUSIONES Y MIEDOS MEZCLADOS ENTRE SI, TODO NOS PARECIA MAGICO EL OLOR DE LOS LIBROS DE TEXTO JEJE JUGAR A DOBLARLES LAS HOJAS PARA HACERLOS FAROLITOS NO NO NOOOO QUE BELLOS MOMENTOSSS Y LOS MAS TRISTE DE TODO ES QUE NUNCA REGRESARAN SE HAN IDO PARA SIEMPRE PERO PERMANECEN EN EL RECUERDO DEL QUE AHORA ES TODO UN HOMBRE GRACIAS MAESTROS Y MAESTRAS.

Anónimo dijo...

el cuento del palitroche en http://noticiasdeoaxaca.blogspot.com/2007/10/cuento-del-palitroche.html

ronkiyo dijo...

Tal vez sea demasiado tarde el comentario:

Increible como pasa el tiempo. Pero como dice Serrat: Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Al andar, se hace camino, y al volver la vista atrás. Se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

Se acuerdan de: Aquel caracol que va por el sol...? o Ay vecina se me murio mi gallina? o el del chico que se comio una ciruela sin permiso?

Neta, neta, neta, que se humedecieron los ojos.

Ivar dijo...

A mis 31 años y bajo la oscuridad de una noche que no me deja dormir pero que sí me provoca una extraña y singular nostalgia por mis años de niño, me topé con tu blog.

Y es que no es casualidad que estudié también en la María Luisa Godeau, que fui alumno de la Madre Francisca, que era gran amigo de tu hermano Armando con quien jugaba Maratón por las tardes, que tu hermano Héctor me abrió la frente con una lata de Jumex jugando al futbol y que he pasado mis mejores años en la U. Habitacional Tlatelolco.

Es lindo leer que la pequeña Sofía, esa que se caía y se caía en sus patines blancos (según mi recuerdo retrata), se ha convertido en una fluida redactora de su vida, de lo que siente y respira.

Ahora tienes un nuevo lector que tratará de ser constante. Recibe alma fuerte, dale mi saludos a tu significante familia.

Ivar Rodríguez Berlanga (Tomy)

no es un cuento de hadas dijo...

Llegué a tu blog mientras buscaba el poema del cucú porque sólo me aparecía su versión española que no es igual a la que nos enseñaron en primaria.

Amo los libros de lectura de texto, son la onda...de la mejor literatura gratuita

Anónimo dijo...

Hola, me podrias decir el autor o si te sabes completo Escribe escribano, ya que me gustaba mucho , pero ya despues de varios años, pues se me ha olvidado. Imaginate curse la primaria del 1972 al 1979.
Saludos.
Eduardo

eduardonarvaez66@yahoo.com.mx

César JM dijo...

Hola, parece que ya no actualizas tu blog, pero dí con esta entrada que hablaba acerca de los libros de primaria antiguos y quise invitarte a mi blog que estoy haciendo que trata precisamente de los libros de primaria de los 80's, solo para recordar un poco de esos libros. Aqui te dejo el link:

http://librosdeprimaria80s.blogspot.com/

Saludos.

Anónimo dijo...

aigan amigosdonde puedo bajar los libros de texto de los 80s algien me puede alludar

Anónimo dijo...

por favor quiero encontrar la lectura de pepe carbinilla

Magnus Andere dijo...

hey hola!!!
no sabía que había mas gente extrañando esas lecturas de primaria... ya estaba tratando de recordar la del garbanzo explosivo... o la de como nació el cocodrilo o algo así, sobre un cocotero que cae al agua y se vuelve un cocodrilo...


jajaja, bonitas lecturas

Anónimo dijo...

Yo también quiero saber si alguien recuerda el texto de
"Escribe escribano
¿Qué quieres que escriba?
Que cuando es de noche
jamás es de día..."

Sólo recuerdo ese fragmento y nada más, ni el grado o referente del libro, ni el autor :(
Ojalá que alguien si tenga el dato, gracias!!!! :D