miércoles, marzo 24

No sé de cine I: The Straight Story.

Director: David Lynch



Uno de los problemas con los que me enfrento todos los días en el trabajo (para quien no me conozca: soy editora de subtítulos) es lidiar con juegos de palabras. Me gustaría poder traducir exactamente lo que The Straight Story significa, pero en un solo subtítulo sería imposible. A veces quisiera poner algún tipo de nota al pie que explicara lo que puede llegar a abarcar una palabra o una expresión completa, pero solo soy traductora de subtítulos. Una traductora de subtítulos con blog.

Straight no sólo se refiere al apellido del protagonista, también, como lo dice el título oficial en español, es una historia sencilla, directa, sin rodeos. Straight además puede ser la característica de un camino, aquel que se despliega en línea recta. Y, sin embargo, la película no se consuma en una trama simple. Más bien, es precisamente por su claridad y transparencia que se puede ver más profunda y específicamente la delicadeza del tratamiento de los personajes y los problemas que se gestan en el universo de cada uno de ellos.

Alvin, veterano de la Segunda Guerra Mundial, decide ir a visitar a su hermano Lyle, que vive a varios miles de kilómetros de distancia. Lyle acaba de sufrir un infarto, lo que provoca que Alvin tome conciencia de la finitud de la existencia de ambos y decide ir a visitarlo antes de que sea demasiado tarde; para lo que será necesario que deje atrás una vieja rencilla que provocó una separación prolongada por varios años. Alvin es un anciano que no puede conducir y vive con su hija, Rose, que padece algún tipo de impedimento mental y del lenguaje. Finalmente, decide hacer lo que cualquiera haría: atravesar una buena parte de Estados Unidos en su podadora.

The worst part of being old is remembering when you was young.

The Straight Story dibuja la vida de un hombre que se descubre peligrosamente cerca de la muerte (la suya y la de su hermano) y que por primera vez recibe pistas de su impotencia ante ella. Pero antes de abandonarse a la lamentación y el arrepentimiento, Alvin, maravillosamente interpretado por Richard Farnsworth en su último papel antes de morir, decide sobreponerse a sus limitaciones naturales y emprender un largo viaje. Entre los testigos de la proeza brota un sentimiento que va siempre de la sorpresa al respeto. Todos se vuelven un eslabón para que Alvin llegue a su destino y él deja una marca en cada uno, la mayoría mucho más jóvenes que él.

Lejos de ser aleccionadora, estamos ante una película que angustia, como casi todo lo que hace Lynch. La idea de encontrarse inútil y dependiente después de haber sobrevivido una guerra puede convertirse en una maldición que pocos logran sacudirse. Alvin Straight sabe que su vida está llegando a un fin y que su cuerpo responde cada vez menos a sus órdenes, pero es esta conciencia lo que le permite realizar el último esfuerzo que resulta doble: moral y físico. Debe tragarse su orgullo y volver a hablar con su hermano y debe ponerse en marcha para lograr llegar a verlo. Toda la travesía está enmarcada en paisajes extenuantes, pero la música es el elemento clave que realza y equilibra los contextos de la película.

El score, como en tantas otras ocasiones en el cine de Lynch, fue elaborado con el cuidado impecable que solo puede verse reflejado en las composiciones de Angelo Badalamenti. Los temas de Rose y de Alvin resultan conmovedores y resplandecientes en su belleza country-instrumental. Basta con cerrar los ojos y escuchar el score completo, la película se desliza lentamente en la memoria con todos sus detalles; desde la sonrisa llena de preocupación de Rose al ver partir a su papá, hasta la alegría y complacencia de Alvin al encontrarse sobre el camino que lo llevará a reunirse con su hermano después de tanto tiempo de no estar cerca.


Quizá debí especificar desde el comienzo que es el retrato de un caso verídico. Pero en realidad no creo que haga falta cuando lo que provoca esta película es tan palpable y, a fin de cuentas, real.



Recibe dos de mis famosas enhorabuenas de pulgar.

11 comentarios:

Rubo dijo...

Qué bonito que hayas posteado y qué bonito que hagas recomendaciones. Yo no he visto nada de Lynch, pero a mi hermano le dejaron ver unas y a ver si aprovechamos.

Saludos, Sofía.

Emmanuel dijo...

Sabes que adoro a Lynch, y esta peli es de mis favoritas precisamente por lo raro en su filmografía.

Sissy Spacek viendo las estrellas... la música. Pura belleza.

Janus dijo...

Podrías traducir el título como "Al chile" o "La neta". Así la gente podría entender al menos una parte de la intención de éste, ja.

Juan G dijo...

Años intentando saber como se llama esa pelicula Gracias!!
Aunque solo la encontre una vez pero sin subtitulos.

Prema dijo...

Jajaja. Sí, ponle "Al chile"... jajaja... se me olvidó qué iba a escribir...

ah, sí, está chido el de Sparklewhores... ^^

Daniel dijo...

Mi favorita de Lynch

Nanayz dijo...

Ahí se te barrió el "you WAS", fue error tuyo o sí es slang gringo???

ociomano gome dijo...

En alguna ocasión vi esta peli.

Leer tu post mientras escucho la melodía es de lo mejor.

Anónimo dijo...

el "was" es parte de la cita textual.

Saludos y gracias por leer.

Sof.

Ismoísta dijo...

¿Qué tal "La historia heterosexual"?

F3RL1N dijo...

Esta peli me encantó cuando la vi hace años, la vi como tres veces y las tres no me dejo de conmover :)