lunes, agosto 11

El viejo Gracias, no



Hace rato estaba viendo mi last.fm y noté que me di de alta en diciembre del 2005. El ocho, tan solo tres días después de haber cumplido 21 años. Me di cuenta de que este año cumplo 24. Me sorprendí por unos momentos, la idea me resultó ajena. No podían ser 24 años. Conté desde 1984, primero en decenas y luego cuatro años con las yemas de los dedos. Sí pueden.

Me siento como cuando pagan el aguinaldo y a las dos semanas ya no tengo nada y no entiendo por qué. Hago memoria, recuerdo algunas cosas, pero todavía me faltan miles de pesos en las cuentas. ¿Qué pasó? Pero si acabo de entrar a la prepa. Y recuerdo episodios aislados en mi vida.

El día que me acerqué a unos muchachos que tocaban la guitarra en las canchas de prepa 9, cuarto año. Estaban tocando una canción de Oasis. Me acerqué (para mí esto era un gran evento, en la secundaria lo único que hacía era huir de los niños porque me ponían apodos y me bulleaban) y le pregunté a uno de ellos si le gustaba Travis. Mis piernas temblaban. Sin hacerme mucho caso comenzó a tocar Sing, parecía que más que mi pregunta, lo impulsaba algún tipo de estímulo interno. Así pasó un par de veces más, yo me acercaba, sugería una canción, los sujetos tocaban algo. Creo que nunca me preguntaron mi nombre.

- 0 -

Mi ex novio revolucionario de la prepa me forzó a ir a una obra de teatro. A mí el teatro, desocupado lector, no me entra. Cuando era chica moría por ser actriz (recuerdo con claridad el primer diálogo de la primera obra de teatro en la que intenté actuar, se llamaba Yo dos y tú uno: "Tú eres mi marido, cierto, pero yo soy tu mujer, así que no es justo que cada noche tú cenes dos huevos y yo solo uno, no es justo, no señor". Estaba en cuarto de primaria. Mi esposo era Miguel Ángel, uno de los 'quarterbacks' de la escuela. El día que me eligieron para hacer con él la obra de teatro fue uno de los mejores de mi infancia), pero conforme pasó el tiempo, le fui agarrando cada vez más tirria a los actores, actrices y obras de teatro. Mi ex novio revolucionario de la prepa me llevó a ver Santa Juana de los Mataderos. Larguísima. Solo recuerdo que era larguísima. Yo tenía que mantenerme muy despierta y atenta, pero en realidad me moría de hueva. Hubo un intermedio y salí a tomar aire. Canté en voz alta, como siempre hago cuando no me importa lo que la gente alrededor pueda pensar: Ain't it funny how we pretend we're still a child / Softly stolen under our blanket skies. Una voz pasó junto a mí: And rescue me from me and all that I believe. Me dio muchísimo frío. Había alguien más en el mundo que se la sabía. Ya saben, en esos momentos (¿2001? ¿2002?) yo no contaba con todas las mamadas de redes sociales que hoy te hacen conectarte con gente de gustos similares de forma trivial y aburrida. En esos momentos el que alguien fuera compatible contigo era un descubrimiento genuino. La voz pasó como una brisita y en la brisita se disolvió. Sin embargo, recuerdo claramente la sensación, como no quiero olvidarla, cada vez que llega el mismo verso guardo un respetuoso silencio en memoria del interlocutor nunca conocido.

- o -

Hace rato me di cuenta de que en este 2008 cumplo 24 años. En el mejor de los casos, me queda dos veces eso de vida efectiva y de calidad -sea lo que sea que eso signifique-. Pero si estos años ya pasaron y yo ni cuenta me di, es necesario que documente todo con exactitud y puntualidad, para que no me agarren por sorpresa los 50. Y todo aquí, en el viejo Gracias, no. Lo malo es que no encuentro el cable de mi cámara, espero que no le importe que no haya dibujitos.

17 comentarios:

Diego dijo...

Estamos viajando en el tiempo, pero sin máquina (aunque unos podamos cabalgar a veces, jeje)
Yo tengo muy mala memoria, sin la mejor referencia que tengo del pasado a veces cometo la indiscreción de contar cosas que tal vez no debería a las personas, por eso de la memoria colectiva

http://www.lastfm.es/user/dartavaritya

chilangelina dijo...

Gran cosa eso del blog, Sof.
Hace poco, justo en mi cumpleaños, me di cuenta de que esto es un diario, por dios. Me sentí Heidi.

La cosa es que a veces me permito ser bien pinche cursi en mis posts porque en algún nivel del subconsciente -o no tanto- creo que le estoy escribiendo a la cincuentona que algún día releerá conmovida.

luisitomx dijo...

esos pequeños descubrimientos de cuando al de al lado le gusta lo mismo siempre sacan de onda y cuando volteas ya se fueron y ni el mail pediste...

Garash dijo...

Muy buena reflexión sobre el tiempo, la nostalgia me invadió al recordar el Mellon Collie y como era el tiempo en ese entonces.

Janus dijo...

Crecer es la peor tragedia de todas. Sucede sin que te des cuenta y cuando lo haces no recuerdas haber pedido que pasara. Sólo queda la resignación y tratar de hacer la vida llevadera apreciando los momentos como el que relatas.

Anónimo dijo...

Uno de los más mejores post -que recuerde- de El Viejo Gracias No.
Emotivo, metichón y divertido.
-lehecatomb

C! dijo...

Oye amiga, soy tu fans.
Quisiera dejarte un comentario más profundo, pero mejor solo disfrutaré de tus posts... :)

Supernova dijo...

Pff crecer. Yo ya tengo 25 y si te digo la verdad, no creo que los haya aprovechado muy bien. O tal vez si. Bah no paso por momentos muy alegres creo.

Cuando tenia 7 años, llenaba con entusiasmo mi album del mundial de Italia 90. Y me preocupaba mucho que para el del 94 ya iba a tener 11 y seguro iba a ser ya grande y no me iba a gustar el futbol ni coleccionar estampitas. A los 11 pense lo mismo, que a los 15 no me iba a gustar y ya iba a crecer y todo. Ya para los 15 me di cuenta que iba a estar llenando mi album como pendejo aunque fuera el mundial del 2014 y tuviera 31 años.

Supongo que en esencia no he cambiado mucho, pero no decido si eso es bueno o malo. Lo que si se es que la vida nunca sale como piensas que será, aunque en momentos parezca que ya sabes donde estas y tienes lo que quieres.

Pero siempre sirve mirar atrás.

Anónimo dijo...

Esos encuentros sí que sacan de onda. Un novio que tuve en la prepa resultó porque entré a un concurso de cuento literario pero teníamos que tomar unos cursos y en uno de los ejercicios nos pidieron leer en voz alta algún cuento que hayamos escrito anteriormente.
Cuando acabé, el que sería mi novio, se levantó y pidió leer el suyo. Era prácticamente igual (era una historia sobre un desordenado mental que asesinaba a sus múltiples personalidades).
Muy Freak. De ahí platicamos mucho y vivimos....bla bla.
Capitú
P.D-Yo acabo de cumpli el cuarto de siglo, creeme, se siente igual que si fueran 24...para mi suerte.
atte. Capitú

Violet Veela dijo...

Le tengo mucho miedo a eso de no saber donde quedó el aguinaldo...

Anónimo dijo...

Creo que lo que dices lo sentimos todos. Ahorita vivo uno de los momentos cumbre de mi vida y no dejo de pensar en todo lo que tuv que pasar para que se diera la situacion en la que estoy. Pienso en la manera en la que conoci a mi novia.. fue como ese concurso literario del que habla otro fan tuyo. Ciertos episodios en los que aparecen personas que cambian tu vida mas adelante. Un mail, un agradecimiento, un saludo... meses despues estas en la cama con el riendote de todo lo anterior.

Daniel dijo...

¡Bienvenida mas saudade!

Bonita foto de Chema Madoz. Algun dia quiza (si quieres) te presto el libro-disco '( )' de Sigur Ros donde ilustran 'dauðalagið' con fotos de el.

Anónimo dijo...

No. No queremos eso.

Anónimo dijo...

se dice: gracias, no.

paxton dijo...

Te quiero un chingo. Pero creo que eso ya lo sabes.

Felices 24. Por ti me metí a estas mamadas. Gracias, gracias, gracias.

»-(¯`v´¯)-» L I Z »-(¯`v´¯)-» dijo...

Hola! soy nueva en esto de los blogs y te encontré navegando de uno a otro, pero me gusto mucho como escribes y respecto al último post me hiciste recordar cuando yo llegué a los 20 y me sentí de la misma manera en la que tu lo describes, a veces no te das cuenta de lo poco o lo mucho que haz hecho hasta que te pones a hacer cuentas y eso sí pega!

Ruga dijo...

Los blogs te enviejecen bien rápido, puedes revisar casi cualquier entrada y decir "¿que eso no fue hace como un mes".