jueves, noviembre 17

Extraño fenómeno busca explicación

Las vacaciones y yo tenemos una mala relación. Son trágicas la mayoría de las veces; aunque casi no las hay en mi vida, de alguna manera siempre me las arreglo para que algo (o todo) salga mal. En esta ocasión las cosas iban más o menos a pedir de boca, la Ciudad es harto bonita y tiene miles de lugares para comer y/o beber, centros turísticos y otras cosas interesantes. Pero me enfermé de la gripa. Así está predestinada mi vida vacacional; tengo que pasármela vomitando o con tos y gripa o todo junto. No puedo estar en una ponencia del Congreso porque ya me estoy jeteando. O me da un ataque de tos con flemas y todo mundo me voltea cual si fuera celular escandalosamente impertinente. No puedo chupar porque ya me compré mis desenfrioles y no vaya a ser la de malas que me dé un calambre cerebral. Total que hoy me voy a ir a encerrar al hotel desde las seis de la tarde y voy a ver la televisión mientras todos los demás se emborrachan con güeros alemanes sabrosos (es verídico, Livi ya anda en eso). No cabe duda que las vacaciones y yo tenemos problemas de compatibilidad, ¿o será que extraño tanto a Sal que la vida se las arregla para hacerme ver que sin él estoy perdida? Todo puede ser. Pronto una descripción más detallada de los buenos momentos con Pablo y Alejandro (con quienes compartimos el cuarto Livi y yo, pasando por toda clase de experiencias sexosas y eróticas), la buena borrachera que nos pusimos el lunes... Pero momento, también ha habido malos momentos: el descenso a los infiernos de la mano de un guía de turistas-performancero-con-delirios-de-comediante-del-dos y ¡más! ¡mucho más! No se pierdan el siguiente capítulo.

14 comentarios:

Sergio dijo...

Vacaciones???

Pero si apenas es noviembre.

Que post tan disoluto.

Sergio dijo...

con razon busca explicación.

El Defensor de las Causas Mamonas dijo...

Cómo que güeros sabrosos. Na'más no te sorprendas a tu regreso.

Trompetista de Falopio dijo...

Efectivamente, la culpa es de Salvador. No olvidemos que te perdiste de ver un acueducto que medía un kilómetro nomás por mandarle mensajitos. Igual es un honor ¡uno honor! hospedarse con la luminaria filosófica que eres.

Andrómeda dijo...

Livi y tú me hacen poner en duda eso que yo tan seguro tenía de que Morelia es una gran candidata para las ciudades más hediondas (literal y metafóricamente) de México. P-pero yo lo he comprobado, nomás que las leo a ustedes, tan emocionadas, y ya no sé ni qué pensar.

A ver si los desenfrioles y la sobriedad te abren los ojos y me das la razón.


((Y gracias por el link de ahí al ladito. Me ruborizo.))

Plaqueta dijo...

¡Yo tengo una mejor! Una vez me fui a un viaje-combo-potosino que le incluía: Real de Catorce, San Luis y Xilitla en un camión averiado LLENO de CHAIROS que tocaban los tamborcitos y ponían a los Fabulosos Cadillacs las 24 HORAS, sin descanso. Y yo, YO, tenía un combo de bronquitis e infección vaginal. ¿Quihubo? Supérenlo.

Yosola dijo...

jauajaujauajaujaaa. Ejjemm..ayy perdon. Una no deberia reirse de semejante post pero es que esta MUY MUY chistoso!!!

Fco dijo...

jajajaja.. chairos... puaj

Malakatonche dijo...

Un caldito de pollo con harta cebolla y chile piquín ,subsecuente desflemada y desmocada y se me va al nopare-siguesigue.

Se me ocurre a mi, se me ocurre a mi.

Sólo Soy Un Ojo dijo...

Por estas tierras se exige información de filósofos finlandeses...¿llegó por lo menos uno despistado?

Yo LaLo dijo...

ssshht... Sofía no vayas a decir "vacaciones", recuerda que se supone que fuiste a un congreso.

¡Maldición! ¡Hubiera ido!

Sofía dijo...

Sergio: busca explicación urgentemente. (disoluto, ta. (Del lat. dissolūtus, part. pas. de dissolvĕre, disolver, disipar). adj. Licencioso, entregado a los vicios. U. t. c. s.)
Otra vez no entendí el comentario!

Sal; tú eres el güero sabroso por excelencia... lo sabes...

Livs: Jajaja. Y luego fue el culpable de que me regresara dos días antes al de efe.

Graciela; Respeto tanto lo que escribes que no puedo hacer nada más al respecto. Y sí, Morelia apesta! No vayan!

Tamara: No hay más qué decir. Por lo menos yo veía la televisión en el hotel. Los "fabulosos" ya sería algo que no podría soportar.

Cris: cccchaaaa, no dirías lo mismo si vivieras ese infierno! jaja

Fco: puajjjjj


Omar: JAJAJAJA noparesiguesigue

Ros: No llegó NI UNO SOLO. Pero la verdad había muuucha legalidad. Claro que yo sólo amo a un hombre en mi vida, pero sí había unoooos.

LALO: Que sí fui al congreso! Y sí debiste haber ido. Ya saca un blog y no te estés haciendo del rogar.

ricardocorazondepunk dijo...

Bronquitis e infección vaginal: combinación ganadora. He ahí algo que nunca creí decir.

yo dijo...

¿pues es que es como todo no?