martes, julio 19

No Cities Left

No Cities Left comienza tranquilo tranquilito. Lo que necesitamos es simplemente encontrar un lugar donde nunca seamos encontrados. Hay cierta esperanza, de descubrir un corazón, una mano, un hogar. Lo que se desea es un lugar al que tengamos acceso, pero que nadie pueda penetrar después. Sin embargo, se alcanza la conclusión: nunca será como nosotros lo queremos.
Muy cerca de muchas cosas antes oídas, el segundo disco de The Dears es una mezcla de buenos recuerdos, bajo el velo de la novedad. Inevitablemente Murray Lightburn evoca la voz de Morrissey, de Damon Albarn y en ocasiones de Jarvis Cocker. Pero no se puede encerrar la esencia de No Cities Left en una comparación burda con grandes figuras que han dejado su marca en estos canadienses; es de hecho, únicamente la voz del vocalista la que nos transporta a canciones antiguas. No Cities Left tiene una identidad propia.

El disco entero es un recorrido por una angustia matizada. ¿Existe tal cosa como una tristeza feliz, agradable, plena? Con The Dears, sí. La tristeza es el común denominador de las canciones de este disco, pero en esa tristeza hay matices que la hacen ver radiante, brillante. La angustia parece disfrutarse, parece presentarse como lo más placentero. Sin embargo, al disfrutarla, vamos cayendo más en la cuenta de lo irremediable de la situación. Aunque en algunos momentos parece que podemos salvarnos, parece que hemos alcanzado ese lugar impenetrable, no es así. Al final tenemos de frente la verdad: todo lo que queremos está perdido, siempre debemos esperar lo peor. Todas las canciones alcanzan un punto de optimismo revelador pero se consumen en un final decadente. No hay otro modo. No solamente me refiero a las letras... en realidad la música logra transmitir el camino cuesta arriba que se intenta dominar, para luego sólo dejarnos caer. Todas las canciones salvo una son así: Don't Lose The Faith... el gramo de cordura que hay que conservar antes de hundirse en la sumisión ante lo irremediable.

En un experimento despreciable, enojoso y que para nada deben ustedes practicar en casa ya que es una cosa posmo y abucheable, tomé el primer párrafo de la primera canción y el último de la última.
Last night all the horrible
Things in life
Start through my dreams and
I just want to shine it up,
Shine it down or shine off
***
Let's just keep fighting
the end of the world
We will hold hands and
We will make plans
For Life

No encontraremos ese lugar privado del mundo, no queda ninguna ciudad… Contra todas las cosas horribles de la vida no podemos más que hacer planes. Al final qué nos queda si no una pelea contra el fin del mundo.

Mix up no recomienda porque ni tienen el disco, pero yo sí:
*We can Have It
*Lost In The Plot
*The Second Part
*22 The Death Of All The Romance

12 comentarios:

tlacoyo dijo...

...and I promise not to cry
....anymore

Chidoguán dijo...

Diane:
Es la 1:29 a.m. y acabo de encontrar un blog que lo tiene todo. Me hizo reír, me hizo llorar y me hizo lamentarme por no habermelo topado antes.
Y en estos momentos estoy tallando madera porque eso es lo que haces en un pueblo donde una luz amarilla todavía significa bajar la velocidad y no acelerar.
(Y esta cita también es nomás para que sepas que yo también sé que pedo)

rf dijo...

Gran experimento. por tú culpa, por la tuya, tendré que llevarlo a cabo siempre.

"i think it's dark and it looks like rain" you said
"and the wind is blowing like it's the end of the
world" you said "and it's so cold it's like the
cold if you were dead" and then you smiled for
a second.

never quite said what i wanted
to say to you never quite managed the words to
explain to you never quite knew how to make
them beleivable and now the time has gone
another time undone

rf dijo...

Belieavable, believeable.

Sofía dijo...

Ber: don't mess with our love.

Chidoguan: Me iba a emocionar por lo de 'encontré un blog que lo tiene todo', pero como ya leí tu blog completo, ps qué chafa porque eso dices de todo. ¿Te gusta el café negro como medianoche sin luna?

Raúl: Me gusta ser culpable de cosas como ésta.

asco dijo...

Llevo 35 días con hoy, no me he quitado los audífonos de el olvido de alrededor. La función sigue en repeat, y no estoy harto.

Sofía dijo...

Ni lo estarás. Pero ¿por qué tu blog está vacío?

Vivan los Dears.

Chidoguán dijo...

Oh, anda, tu sabes que esta vez lo digo en serio. Emociónate.
Y, a diferencia del Agente Cooper, yo no tomo café. Pero me tomo mi choco milk turbio como el cielo del D.F.

Salvatore dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Salvatore dijo...

Yo escucho con mucha atención el primer verso, o sea de la canción uno y el último, de la final; pero, sólo lo he implementado con el 'think tank'; porque, todos hacen eso, preocuparse por como empieza un disco, también se aplica con los poemas, y yo, pus no quise quedarme excluído. ¿quiere decir que soy posmo?

Sofía dijo...

chidoguan: mmmmh. Bueno, acepto que estoy emocionada porque contestaste la trivia CORRECTAMENTE y has ganado un viaje a Cancún todo pagado. Recoge tu premio en las instalaciones ubicadas en Valle Playita, en Cancún, Quintana Roo.
Salvador: No, quiere decir que me debes prestar el Think Tank.

Andrew dijo...

Por tu culpa amo a los Dears, recuerdo ese frio noviembre, ya hace mas de un año, cuando los conoci y me enamore de su musica y la forma en que me hacen olvidar las cosas o sentirlas aun mas en mi ser con sus letras y sonido, Vivan los Dears!!!