sábado, junio 11

Heimat

Está Dori en una escena de Buscando a Nemo, película que a mí me encanta. Bueno, está Dori triste porque Marlín ha decidido hacerla a un lado por su amnesia encabronante, debido a la cual siempre la está cagando en algo. Marlín le está diciendo que ya mejor se abra porque nada más estorba. Dori habla, en algún sentido, de lo que los alemanes llaman HEIMAT.
Apartado uno. Sobre la historia.
Primero que nada: muchos están de acuerdo con la tesis de que somos lo que nuestra historia es. No podemos hablar de una identidad si no es por medio de la narración de nuestra historia. Si me preguntan quién soy, diré: soy Sofía T., estudiante de tal carrera, en tal escuela, decidí estudiar esto debido a la siguiente razón muy estúpida:..., y así, irme adentrando en la propia historia para responder a una pregunta de dos palabras. Eso por un lado.
Segundo que nada: aquí es donde entra Dori. Ella es amnésica, no tiene historia. Más bien: la tiene, pero no hay ninguna posibilidad de que logre narrar-se, está imposibilitada para responder la pregunta: '¿quién eres?'.
Apartado dos. Sobre el Heimat y la historia.
a) Los alemanes tienen esta palabra: Heimat, algunos traductores la traducen como PATRIA. Sin embargo Heimat va un poco más allá. Heimat no es solamente el lugar en el que se nació o el nombre del país que trae tu acta de nacimiento. Heimat es hogar. Aunque no sea exactamente donde naciste. Heimat es lo que sientes como propio.
b) Heimat puede ser la propia historia. Conocí a una chica que nació en Guatemala pero ha vivido en México desde los dos años hasta ahora, que está terminando una carrera. Su patria no es Guatemala, sino el lugar que alberga su historia.
Apartado tres. Sobre Dori y la amnesia.
Regresemos a Dori. Ella no recuerda su historia, no recuerda nada. Lo que conoce lo olvida casi inmediatamente. Sin embargo conoce a Marlín. Y aquí viene la respuesta que ella le da tras enterarse de que él quiere deshacerse de la pececita. Puede que yo no recuerde nada, de dónde vengo, quiénes son mis padres, ni mi edad, puede que no recuerde nada de eso. Pero cuando estoy contigo, me siento en mi hogar.
Conclusión.
Qué importa la historia cuando Dori encuentra su Heimat en el buen Marlín. Lo más chido es que no es una historia romántica ni amorosa. Va más allá de eso. Pero eso lo veremos en otro capítulo.

8 comentarios:

Cine Club Políticas dijo...

estaré pendiente del próximo capítulo

Sofía dijo...

Nadie sabe si habrá próximo capítulo. Nadie sabe si habrá un Heimat. Nadie sabe, nadie supo.

ricardocorazondepunk dijo...

Primera vez que leo el post, dos meses después de su publicación. yo creo que la noción alemana de Heimat no nos debería parecer tan descabellada... las pobres nociones que nosotros tenemos de "hogar, "patria", "historia" son las que deberían sorprender...de ahí provienen la identidad, no sólo personal, sino la de grupo, nación, lo que sea.
Encontrar tu Heimat en alguien debe ser cagado, chido pero cagado. Porque alguien vendrá con una orden de desalojo tarde o temprano.
No has escrito el segundo capítulo, o sí?.

Sofía dijo...

No lo había pensado pero es cierto, lo de la orden de desalojo. Sólo que ese es el riesgo que se toma. A unos meses de ese post ya hasta le perdi sentido, seguramente no habrá capítulo 2.

Gran Fornicador dijo...

Yo crei que habías borrado este post, pero lo creí por mala memoria. Recordaba que era el primer post de este blog. No, no lo era.

Sofía dijo...

No, no lo era, T.

Esteban Lagarde dijo...

A miiiiiii me ennnnnnncantaaaaaa haaablaaaaaaaaaarrr ennnn ceeeetaaaaceoooooo =D

Usul dijo...

Interesante la reflexión a propósito de esa película que a mí también me gusta mucho. Que Dori encuentre su Heimat en Marlín la hace vulnerable al desalojo y a vagar con ese sentimiento de pérdida y de vacío, pero la pregunta de siempre será si vale o no la pena, ese riesgo.