domingo, junio 21

Good ol' "I'm gonna love you forever".

Esperamos que en el mejor de los casos el amor dure mucho tiempo. A veces nos ponemos intrépidos y esperamos que dure para siempre. También existe la posibilidad de la hipérbole: Te amaré después de que muera. Como sea, el amor está siempre lleno de cosas que uno no esperaba o que simplemente no tenía planeadas. En mi caso es una pena, porque presumo de tener la capacidad de calcular la mayor cantidad de posibilidades para tener cubierta cualquier eventualidad. Mentira. Uno nunca puede preverlo todo, planear todo, controlar todo. Y sin embargo, frente a esta gran incertidumbre que es perderse por alguien, en alguien y con alguien, lo único que uno puede hacer es bajar las manos y ponerse flojito.

¿O qué? ¿Me va a dar miedo? Si ya ni miedo puedo sentir por el embotamiento de los sentidos y el absoluto deseo de perderme por él, en él y con él.

6 comentarios:

Juan Ra Urrusti dijo...

Puedes tener la certeza de que en la cueva en donde no hay luz alguna ni rumbo fijo a dónde ir; cuando la mente ya no puede distinguir si afuera es de noche o de día, hay dos voluntades encontradas que comparten el mismo espacio y situación.

Janus dijo...

Entonces déjate llevar, piérdete por él y espera que siga ahí cuando abras los ojos. Si así sucede entonces sabrás que tu apuesta fue la ganadora.

«danito» dijo...

Ponerse flojito y levantar el vuelo. Esperar el madrazo, que es lo peor que puede suceder. Pero en una de esas si vuelas.

Pablo Hajnal dijo...

El rey está desnudo en:
www.pablohajnal.blogspot.com

saRa Mandarina dijo...

Tsss no manches, qué loca es esa cosa del amor...
En mi noviazgo hay tanta incertidumbre y tantos proyectos personales (afines en futuro pero irremediablemente individuales en el presente) que nos estamos tomando las cosas con muuucho aplomo... a veces demasiado. Un amor civilizado. Pero las malas lenguas dicen que eso no existe y entonces yo me frikeo. Y le dejo mis traumas a desconocidas por cibermedios.
Hola, soy Sara.

Sofía dijo...

Hola, Sara.

Realmente hay que tomarse las cosas con muuuucho aplomo, aunque a veces ni siquiera eso sirve. Afortunadamente, siempre hay blogs ajenos en los cuales descargarse.

La incertidumbre es lo de hoy. Dicen que aguantar vara es de hombrecitas y yo aguantaré vara, ps qué chingados.

Gracias por visitar.