jueves, enero 22

La envidia personal

Es un extraño mal que aqueja a las personas que están demasiado conscientes de sí mismas y de lo que las rodea. Es un sentimiento jodón y recalcitrante que rara vez se manifiesta en niños y adolescentes. Es un dolor de panza muy tenue, muy intermitente, pero continuo cuando se lo propone.

Es fácil identificarla: empieza cuando uno siente que ya no es lo que era. También puede percibirse cuando uno revisa creaciones -artísticas y pseudoartísticas y no artísticas en lo absoluto- del pasado. Haga el experimento, puede ser lo que sea: un dibujo en algún cuaderno, las conversaciones de messenger a altas horas de la noche, los textos perdidos refundidos en una carpeta que tiene años sin abrirse... La única regla es que tenga más de dos años de haber cobrado existencia.

La envidia personal nace y se siente en y por uno mismo. Se recuerda con extrañeza la cintura que se tenía a los 17 años, se siente cierta nostalgia por el:

¡ _____ hizo ______ y solo tiene (18 o menos) años!

La envidia personal también puede ser provocada por una época en particular, un momento, una sensación, etcétera.

Ahora, tengo una teoría acerca de la naturaleza de esta particular envidia. No es otra cosa que lo que algunos llaman conciencia de la finitud. Querido y desocupado lector, la que esto escribe no hace más que apretar y rechinar los dientes frente a la idea del paso de los años, el paso de la vida, el paso de los sentimientos, el paso de la novedad, la caducidad de la novedad, la caducidad de la belleza, la caducidad de los años, no se diga la de los sentimientos, el paso de la vehemencia, el paso del amor, la caducidad del amor, la caducidad de los etcéteras, etcétera.

--

Y aunque disfruto mucho lo que vivo, aunque hoy soy más feliz que nunca, no puedo evitar recordar otros momentos, suspendidos en su calidad de pasado y por lo tanto inmortalizados de manera irremediable. No los añoro, envidio a la Sofía que los vivió y los sigue viviendo en su pretérito perfecto. Pero este instante se antoja imposible, o si posible, mortal; si mortal finito y si finito encabronantemente inasible. Sigo pensando en esa cita que ahora recuerdo imprecisamente y no me atrevo a atribuirla a algún wei incorrecto, pero dice algo así: No puedo ver una cuna sin pensar en una tumba.

Para este mal no hay cura, pero hay placebo.



14 comentarios:

Tumeromole dijo...

Y, según yo, ése es el peor castigo que recibió el hombre: crecer.

Saludos.

donna nobile dijo...

AH, Sofía, por fin posteas de nuevo, estuve esperando desde tu cumpleaños... A mí tu blog me parece muy inspirador (excepto en la partes donde dices que lo quieres eliminar y que hay unos "bajones" respecto a como escribías los primeros dos años, pero es muy bueno). Mmmm, yo que te leí desde el comienzo creo que has cambiado mucho. Bueno, qué bien que estás de vuelta. Saludos.

Diego dijo...

Yo también padezco de ese mal, vaya que si el paso del tiempo es implacable. Saludos Sof!

Yayé dijo...

Barroquista!

Rafael dijo...

Hasta me dieron ganas de hacer un post largo de réplica, pero estaba pensando algo parecido para escribir hoy.

Como dicen, los dioses nos castigaron al decirnos que moriríamos pero no decirnos cuando.

El pasado como todo es digno de resignificarse, como toda historia, particularmente nuestro pasado es la nuestra y la propia, no es estática.

En cuanto al uso de las creaciones pasadas, la revisitación (sic) siempre es una buena opción, porque cuando el mundo parece que se acaba, podemos encontrar consuelo en lo que ya habíamos dicho sobre eso.. A poco no te pasa que encuentras algo que escribiste y dices "a poco yo escribí esto" :)

andrew!ta dijo...

uuuuy que bien que al fin escribes, estuve esperando mas de un mes y cada que podia vei si habias posteado de nuevo. Por lo de tu post, mmmmm yo tengo nostalgia, muchiiiisima, de mi epoca de secundaria, y estoy segura que despues , cuando vaya en la uni tendré nostalgia de la prepa, humm que pérdida de tiempo, si y yo tampoco quisiera crecer =(
pero en fin, asi es. Bye

:::X@Vy::: dijo...

De todas maneras sigues escribiendo brutalmente bien, de seguro en dos años leeras este post y te tendrás envidia, yo que tu mejor me dedico a disfrutar ahorita, burlate de tu futura yo !

Besos sof.

Elisa dijo...

Como diría Forrest Gump, la vida es como una caja de bombones. Andaba buscado otra cosa, pero me tropecé con tu blog. A muchos, muchos kilómetros de distancia (lo que deduzco por tu acento, tan diferente del mío... o no tanto).Si te sirve de algo lo que esta absoluta desconocida tiene que opinar, es hermoso, inteligente. Y no sólo no deberías dejar de escribirlo, sino que tendrías que escribirlo mucho más...

Silvia Black dijo...

he llegado a la conclusión de que somos una generación bien nostálgica
y si le tengo envidia a la silvia del pasado, pero se que si silvia no se hubiera aventurado a vivir el futuro, no tendría todas las cosas que tiene hoy
saludos!

ALEK5 0NE dijo...

muy buen blog, te tengo en mi lista de blogs que sigo y te tengo enlazada, espero no haya problema por ello, te visito desde alekzonemusic.blogspot.com peace out!!!

JackFrangogiannis dijo...

Vaya, la envidia personal. La maldicion de crecer. De cuando era tan facil tener a mejores amigos, de cuando todo era tan nuevo. Snif, y doble snif + dos suspiros = nostalgia

Rainy Day dijo...

Bueno... nada se hizo para durar demasiado... La verdad, a mi no me parece tan maldicion el asunto, digo, no me imagino una vida semi-estatica, suspendida en una serie de acciones en eterno loop... picture that!!! (Hell)... Pero el dicho aquel de que "todo tiempo pasado fue mejor" tiene una lógica propia: analizar en retrospectiva siempre le dará una luz de maravilla a los hechos... no crees?

el ishmail dijo...

Yo te acabo de leer y escribes poca madre. En tu nombre llevas tu penitencia. Además, entre líneas cualquiera puede percibir que derramas inteligencia. Para hombres como yo, una mujer así lo es todo.

Y sobre mi envidia personal llevado a todos aspectos, sólo puedo decir que: Nel, ¡ni madres! A mis 28 años estoy en mejor forma física, mental y espiritual que antes, soy más sociable que de joven, me considero mucho menos güei que hace 2,5 o 10 años. Todo está mucho más chido. Ansío llegar a mis 30's así de contentote. Lo único que no me vendría de más es un poco más de inocencia, ternura en mis relaciones, esa fragilidad que... jaja, ¡mentira!

¡Saludos!

PePe dijo...

todo tiempo pasado fue mejor dicen, pero es solo pq se atesora con melancolia, creo q ese sentimiento solo esta reservado a determinados seres, "demasiado conscientes" como dices. Saludos