viernes, junio 6

Siempre me pasa, pero ahora sí me la mamé.



Salgo realmente cansada de la chamba, para descubrir que llueve a madres. Son las nueve o por ahí. Literalmente me voy corriendo hasta la estación Teatro Insurgentes del metrobús. Llego hecha una sopa y lo de siempre: tarda horas en pasar el maldito transporte. Descubro una rola en mi ipod que nunca había escuchado y me regocijo brevemente. Se llama Antonelli, de Tahiti 80. Me subo y hago mi inspección sociológica acostumbrada: una tontería. Recorro con la mirada a la gente que viene sentada y si veo a un wei o a una vieja medianamente arreglada o arreglado, sé que se bajará antes de la condesa o en la condesa o más al sur de la condesa. Eso quiere decir que tengo probabilidades de sentarme. Detecto a una chica que se ve fiestera y me paro cerca de su asiento como buitre. A las dos o tres estaciones se baja y compruebo una vez más la eficacia de mi método. Aquí comienza la tragedia. Recargo mi cabeza en la ventana y mi ipod hace el resto. Sospecho que él es el culpable porque otras veces he estado más cansada y no me pierdo tan profundamente en el sueño de transporte público. Seguramete programa canciones adormecedoras para aplicármela. Ya es hora de cambiar la narración de presente a pasado. No sé por qué. Lo amerita la narración.

Desperté con el cuello hecho un nudo ciego y por un momento pensé que yo también estaba bien pinche ciega, pero más bien los vidrios estaban empañados y había caído una lluvia torrencial... pero Sof super jetona. No podía ver en dónde estaba, ni entendía nada. Dos sujetos hablaban de pendejadas cuando me quité los audífonos para intentar incorporarme al mundo de la vigilia. Dónde chingados estoy, pensé. Dónde-chingados-estoy, insistí. Me tomó cerca de un minuto reconocer la terminal de Indios Verdes. ARGH. Ahora sí toqué fondo malpedísimamente. No entiendo cómo pude pasarme por 20 minutos.

Algunas veces, cuando me quedo jetona intento disimular. Me bajo del metro o microbús o metrobús, estiro la pierna, veo el reloj como si me hubiera quedado de ver con alguien y luego disimuladamente abordo la ruta de regreso. Pero hoy sí me agarró el coraje porque nada más traía un suetercito delgadito y en la pinche terminal de IV no hay ni a dónde arrimarse para taparse de la corriente. Di unas pataditas al aire y escupí mi chicle rancio. El metrobús con dirección a doctor Gálvez tardó 60 años en salir de la terminal y para cuando llegó yo ya había escrito mis memorias y estaba en mi lecho de muerte presa de una peste bubónica bastante complicada.

La terminal del metrobús en Indios Verdes es una mamada si está lloviendo y hay corrientes de hasta 60 km/h, porque nada más hay unas vigas ahí ridículas que no tapan nada, y a mí cuando me da un aire me duele la espalda; entonces estaba congelada, adolorida y con mi pinche ipod que conspira en mi contra y además de poner rolas adormecedoras, agarró la moda de pausarse solo, ergo: todo mal. Ahí en el andén había un wei que juro haber visto en algún otro lado, pero estoy lejos de recordar dónde. Cuando llegó el metrobús, aunque yo ya tenía 83 años, mejor decidí no sentarme porque no fuera a ser la de malas que despertara en Corregidora y otra vez la misma historia. Hubiera llegado como de 130 años a mi casa.

Total que ya, me bajo en Manuel González, como estaba planeado originalmente, y camino bajo una lluvia desagradable (yo no soy de los que encuentra a la lluvia romántica o rica o esas pendejadas, me choca tener frío) y se puso la mejor canción para caminar bajo la lluvia: Song For Someone, de The Fames. Aquí una versión de Glen Hansard solito:



Y la lluvia no importó.

14 comentarios:

Jorge OG dijo...

A esa hora yo estaba en periférico sur a la altura de Gran Sur y me aventé hora y media para llegar al Reforma (eje 7), te imaginas el tráfico? fue una pesadilla!, lo que me alivianó es que escuchaba a Sigur Rós "y la lluvia no importó" (no podré ir al colmena y qué triste)
Te pude imaginar hecha sopa y con frío y cansada y con sweater delgadito y con ipod y qué mala pasada en viernes de caos huracanado en la ciudad. Espero que finalmente hayas podido descansar como dios manda.
Qué buena rolita esta eh. Me vas a odiar, pero que sea rápido. Es: song For someone - the fRames. Es el cansancio, lo sé.
De la plática estaría padre, ojalá se pueda la próxima semana y me presumas del concierto y me muera de envidia y así. Suerte!

aLe!barrera dijo...

Sof...
como viste (o no) me robaron mi cámara :P Entonces las pics que hay son de móvil y no del mío sino del de Eneko XD ji... el festi estuvo muuuy chingón!!! Le conté a un amigo de lo bueno que fue ver a Vampire Weekend y me dijo que en Coachella los abuchearon, es real? Y qué! Ja, son geniales.

Al FIB sí que llevaré cámara, necesito una, es una tristeza no tener.

Janus dijo...

Y esa es la razón por la que prefiero ir parado y leyendo en el transporte público... aunque aún así me he pasado de estación.
En cuanto a Rodrigo creo que está bien. Anda en Playa del Carmen trabajando de animador (¿notas la ironía?). Cuando lo veas conectado hablale, ya sabes que él no es de los que gusten de ser los primeros en hacer contacto.
Di con tu blog al estar haciendo "blog-zapping". Vi tu nombre y me sonó familiar. Leí lo de "Pino 1" y me dije "si, si es".

paxton dijo...

Jajajaja, regresó "Gracias, no".

No puedes pelear los clásicos.

:)

Anónimo dijo...

esta cagado, mas porque yo no viajo en transporte publico, ni se que se sienta

Raff dijo...

Ah por eso yo amo trabajar en reforma... aunque llueva corro al metro Hidalgo y de ahí a cuatro caminos que es techado. =P

RoCKoLiTa dijo...

Holaaa! Es mi primera vez aquí y me dio mucha risa eso de que llegaste a los 83 años jajaja neta q divertido!! :D

:::X@Vy::: dijo...

Mi primo me dijo alguna vez que si alguien en la bloggosfera mexicana merecía tener una comedia estilo friends, esa eres tu... y luego yo te lo pase al costo... este post podría ser el metodo cientifico de comprobación ....juar juar

Moldoon dijo...

Si te sirve de consuelo, me latió la rolita que pusiste y me hiciste reir con la reseña de tu travesía involuntaria.

Ah, no sirve? Fuck.

Anyway, espero no te hayas quedado dormida en el camión de regreso del Colmena; si de por sí estuvo del carajo, no me quiero imaginar si encima de todo abres los ojos y te descubres en el estacionamiento de LiveTours :P

NP: The Helio Sequence - Keep Your Eyes Ahead

Lilián dijo...

A pesar de todo, resulta una anécdota que uno cuenta con cierta gracia y elocuencia en alguna reunión.

La semana pasada me quedé dormida como 1 hora en el cuartito de peloteo. Me desperté confundida cuando la luz del día ya era más casi-noche. Fue tan frustrante. Me levanté con la legaña y el pelo revuelto, sólo para ir a reclamarle a mi compañerito porque no me despertó.

Lo bueno es que nadie se dio cuenta por el numerito de uno que renunció. Que si no... sería prángana OTRA VEZ.

Rubas dijo...

Lo dicho, las lluvias con soundtrack son menos.

Supernova dijo...

Indios Verdes! horrible horrible la estación...... bueno... para ser honestos nunca he llegado en esa en el metrobus ni en el metro, cuando lo uso a mi me queda 18 de Marzo ni mandada a hacer.... pero se como es vivo bastante cerca

FELAPS dijo...

Hace mucho no me subo al transporte publico....
Recuerdo empezar a dormirme y al pasar un bache estrellar la cabeza contra el vidrio.
vencer mi cabeza sobre el hombro de un albañil y el sobre la mia para despertar y vernos con desprecio, por putos o algo asi.
Pero nada masa feo que despertar lejos de donde te diriges.
Saludos

Dení dijo...

En Juárez si te duermes, te violan.