jueves, agosto 17

Gran colección de momentos infelices

Sí, si Usted lee el blog de Tonto Simón, sabrá que estoy robándome una idea. Y no me da pena.
* Además, con todo el cinismo posible, titulé casi de la misma manera el post. Y no me da pena.

Tenía siete años y me gustaba Alejandra Guzmán. Tenía una falda negra con bolitas blancas y canté frente a toda la primaria Rosas Rojas. Tenía siete años y no gané el concurso. Mi mamá amenazó a la secretaria de la directora. Me regalaron un juego de lapicero y pluma.

Tenía once años. Fui a Pachuca y mis primos y yo nos queríamos subir a las motos. El lugar era perfecto, todo verde, con cabañitas. Me subí a una moto para posear. De alguna manera se arrancó y no sabía cómo detenerla. Yo quería frenar y la moto aceleraba. Caí en una zanja y tuve múltiples rasguños y golpes. Alrededor, risas.
Tenía diecisiete años. No conocía a nadie en la Facultad de Filosofía. Me sentía perdida. Vi un anuncio para ver Vírgenes Suicidas en la Facultad de Ciencias Políticas. Llegué con problemas porque no sabía usar el transporte interno. Un tipo habló sobre la película y el soundtrack de Air. Siempre quise conocerlo más.
Tenía diez años. Sabía lo de los Reyes Magos. Me hacía bien pendeja para que me siguieran "trayendo". De casualidad se enteraron de que necesitaba tennis y un uniforme nuevo. Cuando desperté y vi lo que había debajo del árbol pensé: "qué son estas mamadas". Seguramente no pensé eso, pero el sentimiento es el mismo.
Tenía algunos años pero no sé cuántos. Mis barbies tenían serios problemas de atuendo, sólo usaban trapos amarrados o toallas destazadas a modo de falda. No tenían zapatos. Mi prima Adriana llegó con el convertible y el supermercado. También llevaba a Skipper.
Tenía dieciseís o quince y si no, catorce o doce. Mi papá estaba hospitalizado en la Raza, en Medicina interna. No me dejaban pasar por ser menor de edad. Una tía consiguió un permiso especial. Había camillas en los pasillos. Había moribundos en las camillas. Olía mal.
Tenía once años. Llegamos al departamento y una mancha de sangre se extendía de la sala al comedor. Mi hermano se había cortado los tendones de dos dedos.
Tenía quince años. Mi sobrino recién nacido casi muere. Tenía un color amarillo como de mertiolate seco. Tardamos un tiempo en enterarnos de que era ictericia.
Tenía ocho años. Mi papá se fue a vivir a Can Cún. Me mandaba dibujos de cómo iba a ser nuestra casa allá. Me imaginé viviendo cerca de la playa. Regresó un año después sin casa, sin playa, sin can cún.
***
La verdad este post iba a ser de colección de momentos felices, como el original. Pero me vinieron a la mente los momentos gachos. No sé dónde leí o soñé o me imaginé o me contaron que siempre es útil que cuando te pasa algo bueno inmediatamente lo relaciones con algo malo para poder recordarlo. Yo preferiría nomás tener buena memoria para los momentos felices.
En el futuro podré recordar el día de hoy y decir: "Tenía 21 años. Casi pierdo lo que más amo en la vida, pero eso no sucedió."
Y no tendré que relacionarlo con nada triste.

21 comentarios:

El Defensor de las Causas Mamonas dijo...

Hace tiempo que tenías esta idea, pesé que la habías olvidado.

Yomero dijo...

¡¿Tenías qué?! ¡¡¿Tenías qué?!!

...ah, ahí termina, ah bueno.

Yomero dijo...

Tenías siete años y yo no había nacido

FELAPS dijo...

havia una fiesta de disfraces yo queria ir disfrasado de pirata. y mi mama me disfraso de hawaiano con todo y la puta faldita. toda la fiesta pense en como asesinar a mis papas y mis compañeritos por ponerme tan afeminado atuendo.
tenia 6 años.

Fco dijo...

.

Rafael dijo...

Me cae que Felaps gana, y por mucho, a cualquier relato de mi infeliz infancia.

Solidaridad contigo, mi hermano.

Diana dijo...

Me parece sospechoso que hayas omitido tu edad en el momento infeliz de tus barbies... lo digo por experiencia.

Armando Ortiz Valencia dijo...

es la primera vez que me atrevo a visitar tu blog y he quedado anonadado -sin albur- me encanta, eres la neta...
bueno a lo mejor exagero pero creo y siento que la verdadero furor de elegancia te recubre
nos leemos en la distancia

por cierto... soy un poeta, pero no se lo digas a nadie

gratzie

Anónimo dijo...

querida sofía, tu siempre columpiando entre la risa y el llanto...

ex-Acuario dijo...

Cerraste con pura felicidad así que deberías cambiarle el título al post.

¿viste la caricatura de Gardfield? ¿te acuerdas cuando salia la Galeria de los Momentos Estupidos?
Yo de esos tengo muchos, pinche colección permanente.

Deberías cerrar tu colección de momentos con algo así ¿que no?

rfr dijo...

algún día dirás tenía X años y me robé la idea para un post y commentaron cientos de personas y mi blog fue feliz

www.astrauskas.tk dijo...

Me rei mucho mucho solo hasta cuando llegue a lo de tu hermano, despues me achante y no me parecio gracioso, saludos

Sofía dijo...

Sal; olvido muchas cosas, ya sabes como soy. Algunas logro recordarlas luego...

Muchachito este: Es cierto, soy tan vieja. Cada que veo tu blog me doy cuenta!

Felaps: Qué del nabo, no mames. A mi hermano mi abuela lo vistió de niña una vez porque no estaba de acuerdo con que fuera niño :|

fco: gracias, no.

rafael: siempre tan humano.

diana: es que la verdad no me acuerdo... Es como por... no sé, cuando estaban de moda los nenucos...

Armando: Pus ni que fuera un reto visitar mi blog jaja. Qué bueno que te guste el blog, que malo que seas poeta... Broma.

anónimo: ¿verdad?

ex-acuario: exijo que tu blog vuelva! No me acuerdo de lo de garfie! Pero es buena idea para post...

Ricardo: pero no lloremos, seamos felices que la vida es corta. Qué es achantarse?

Tonto Simón dijo...

La vida está hecha de momentos infelices... te regalo la idea. Leerte es igual un gusto

Abominable Mario Flores dijo...

Yo tengo curiosidad, ¿cómo calificarías ese momento de aquella fiesta en mi casa en que el Pulque quería llevarte a huevo a ver el Árbol de la Noche Triste en lo oscurito?

Y también quiero saber por qué no logró el top de la colección de momentos infelices.

ka! dijo...

Tienes honestamente todo mi respeto..me cae.

Love doctor dijo...

Has perdido todo mi respeto, me cae, jeje. Cuando yo gané el concurso estatal de poesía individual, porque OH sí que lo hice, declamé el poema ese frente a toda la secundria, en bermudas el uniforme de educación física. Boits...

- Mario G. Lovegood - dijo...

Tiempo sin saludarte!

Espero qeu todo bien, un abrazo para tu coleccion de momentos.

Una sonriza para tu coleccion de vida.

chau chau!

cano... dijo...

no te da pena? jajaja XD

saludos.

eSgar dijo...

mm tal vez un día copie la idea, es divertida

Sofía dijo...

Paco: Ay ay ay. Me da la pena. Gracias por la idea y gracias por regalarme y gracias por leerme.

MArio, ese fue, evidentemente, uno de los mejores momentos de mi vida. El viernes vi al pulq en CU con su novia y le guiñé el ojo y él me dio la espalda y salió corriendo, entons yo creo ya no quiere llevarme a ver el árbol.

ka! Qué chido que vuelves, ya no habías venido. gracias por el comentario que me apena.

Alex: A mí me encantaban esas cosas. Saía en obras de teatro, recitaba poemas, cantaba en el coro. Era ñoña- Para mí eso hubiera sido un momento feliz.

MArio: qué buena onda gracias. Una sonrisa para ti, igual.

cano...: ya no, porque él me dio permiso :P

esgar diarte: no seas pinche copion, ja ja ja ja ja