sábado, julio 9

Recapitule Usted

Hoy decidí acomodar mis discos en orden alfabético. Empecé con la B de Babasónicos y terminé con la Z de Zurdok. Pasé por Coldplay, por Doves, por Oasis, por Pulp, por The Hives, por The Red House Painters (que ni mío es), por Travis y por Weezer. Fue una difícil decisión clasificar los 'The'. Por ejemplo: ¿'The Libertines' va en la 'T' o en la 'L'? Decidí que en la T. Me gusta ver todos los 'The algo' en filita: The Cure, The Datsuns, The Flaming Lips, The Postal Service, The Smiths, The Vines, The White Stripes. También fue difícil acomodar los soundtracks. ¿Van en la 'v' de varios o en la 's' de soundtracks? Mejor los puse por película y a la chingada. Trainspotting en la 't'. Lost Highway en la 'L'. Kill Bill en la 'K'. Hace unos días hice mi lista de 250 canciones favoritas. Pienso hacer una selección minuciosa después y seleccionar las 50 más más favoritas.

Ayer me puse a revisar textos viejitos, cosas que escribí hace años y años. Todas apestan. Mis primeros ensayos filosóficos son una mamada. Mis historias cortas una mentada de madre. Mis críticas cinematográficas un chiste mal contado. Mis reseñas musicales una vergüenza. Mis diarios una colección azotada de toda la gente que me ha gustado a lo largo de mi vida. Alguna vez alguien me pasó unos textos de Pescetti en donde el wei dice algo de que su vida y sus gustos musicales, literarios, gastronómicos y demás no son otra cosa que lo que cada mujer ha ido dejando en él. Y miren que es tan cierto. Y releí mis diarios. Y es tan cierto. Llegué ayer con muchas ganas de hacer cosas, de leer mis letras viejas, feas y malhechas, de escuchar discos viejos y nuevos y viejos y nuevos, de poner mis escenas favoritas de mis películas favoritas, llegué con ganas de voltear todo para volverlo a acomodar. Por ahora mis discos están ya en orden alfabético. Mis textos están leídos y despreciados, pero nunca olvidados. Mis escenas favoritas están vistas. Entre ellas debe estar el final de Hana-bi, la secuencia del candy colored clown de Blue Velvet, Questions in a World of Blue en Fire Walk With Me, la boda en Freaks, "Bitch, you can stop right there" en KB, "reeed-rum, reeeed-rum" en The Shining. Y es que ayer llegué con ganas de desenterrar todo, ordenarlo y ponerlo bonito y presentable para poderlo mostrar. Pero ná. Todo es caótico como este post. Y si se ordena se llena de hueva. Recapitular sirve en la medida en que te ayuda a recordar, te ayuda a darte cuenta de qué tanto permanece la gente en ti, de dónde provienes, cómo te has/han creado, cómo te ha beneficiado estar con alguien (porque de cada persona con la que te relacionas obtienes algo), qué te ha chingado la madre de estar con alguien.

Como breve ejemplo tomemos esta vida la mía. Estoy en segundo de secundaria, juntándome con las niñas más feas y tontas del grupo, leo la quince a veinte y la , escucho a maná y otras cosas más reprobables. Conozco a este niño que gusta de oír a Hole (bueno, un comienzo es un comienzo) y otras cosas transmitidas por radioactivo. Me acerco un poco al rocksito. Del que es bien fácil de oír. Me alejo de las revistas para pendejitas manipulables. Me acerco más al chico. Termina la secundaria y nada pasa. Pero bueno, aquí el punto no son mis fracasos amorosos, sino lo que se saca de la gente. Lo que se aprende de la gente. Lo que se aprehende de la gente. Recapitule usted y verá. Le debe más a la gente de lo que cree. Pero ojo, la gente también le viene debiendo una vida.

10 comentarios:

Salvatore dijo...

Pues claro. Yo me acuerdo de la gente de Mtv que me presentó a 'Air' en su programa ciento veinte minutos. De ahí a las tres semanas ya tenía dos discos.

Sofía dijo...

¿qué modas son éstas? ¿por qué estás conectado y no te veo en el mazinger?

Love doctor dijo...

A mí tmb me gustaba un niño en secundaria, por el que conocí a la hermana de una novia que él tuvo, la que me presentó a los Smashing Punmpkins de a de veras. Ahora ella está en la unam tmb, menos mal.

Corizandy dijo...

En cuanto a escenas me quedo con reeed'rum del resplandor.
Antier estaba clasificando mis libros (igual) y me encontré mis libritos de dedicatorias de secundaria... todos tenemos un pasado taaan similar.

Cine Club Políticas dijo...

Sin duda tus primeros ensayos filosóficos e historias cortas serán vendidas en una flamígera edición, bastante cara.

Por lo pronto quiero copias de ellos.

Gran Fornicador dijo...

Carajo, si. Y luego se les debe mucho, mucho más, hasta que se debe tanto que a uno le queda mucho menos del 1% de "su" vida como vida propia, y resulta ser que es el 1% que no quiere.
Sigo sin entender si alguién que te presentó a Courtney Love te hizo un bien o te pasó a chingar.

Malakatonche dijo...

Tip: para no sufrir, es mejor acomodar los soundtracks aparte de los discos (ejem. después de Zurdok, comienza Kill Bill, Lost Highway, etc.).

Hoy, debo a mi prójimo la cosa más maravillosa y la caca mas apestosa: el DVD de Team America y el CD de Alejandra Ávalos: Radio Diva.

Moraleja: omite decir "me caga Alejandra Ávalos como mujer y como artista" frente a los ojetes de tu vida.

Jo.

Sofía dijo...

Salvatore: Móchese, no ande de presumido.

Flaming me: Deja de presionar para que la gente se conecte al messenger, cada quien hace lo que quiere.

Alejandro: ¿la hermana de la prima del sobrino del concuño de quién? Bah, vivan los Smashing Pumpkins.

Corizandy: La verdad que sí. Verdá de dios. Red Rum tiene un lugar especial, porque descubrí la película por alguien especial. Cursi. Bienvenida a este lugar. Vuelve, ¡vueeelve!

Iván: Te cedo los derechos, es más, que se publiquen bajo tu nombre. Son una desgracia.

Tirso: Igual y ese uno por ciento que tú no quieres alguien sí lo quiere y así. Así pasa. Courtney me presentó a Billy. Dime tú si valió o no la pena.

Malakatoing: Alejandra Ávalos uf uff. Uff. No puedes negar que es de esas señoras maduras. Team America: la escena del vómito infinito. JJaajajajjJAJJaJAJ. Aaah, qué buena es.

Salvatore dijo...

jajaja. Que divertido es eso de contestarse a sí.

Oye, apareció el primer comentario anónimo en mi blog :s

Sofía dijo...

Nunca supe cuál era el primer comentario anónimo.