jueves, julio 14

No diga muchas veces: 'doy'

Me pasó hoy (...sí, éste es uno de los posts que empiezan con érase una vez...) que me asombré ante la palabra 'doy'. Escribí la palabra 'doy' y me pregunté por unos momentos si estaba correctamente escrita. No me sorprendí por lo que quería decir en el contexto en el que la palabra estaba escrita, sólo porque 'me sonó raro'. ¿Doy? ¿Se escribe así? ¿Significa algo? Tras pensar mucho en la palabra le fui agarrando menos y menos el sentido. Seguramente cuando la uso cotidianamente ni siquiera reparo en si suena bien o no. Sólo la uso. 'Te doy la caja', 'me doy un golpe'. Así. Pero cuando uno piensa mucho en algo, especialmente una palabra, sucede que pierde toda coherencia, suena como a algo raro que uno inventó y hasta da miedo no poder a volver a entender ni una palabra del lenguaje. Entonces entra uno en crisis y no quiere decir muchas veces las palabras porque dejan de sonar como palabras y parecen una bola de hilo que se le enreda a uno en la mano y luego en los pies y luego.

Lo mejor es dejar de pensar en 'doy'. Tome nota: lo mismo pasa con los problemas. Entre más uno está piense y piense más se aleja de lo que una cosa significaba al principio. Darle demasiadas vueltas a algo provoca que eso pierda todo sentido. Por eso procure no repasar en su cabeza algo constantemente, si no quiere que luego le empiece a sonar raro, luego empiece a verse raro, luego empiece a moverse raro y usted termine con una pistola en la boca.

12 comentarios:

Salvatore dijo...

Jeje. Una pistola en la boca.
Mejor comento antes de que lo borres.

jeje. Doy, jajajá. Pensé en Joy, luego en joy division. 'Doy' division.
bye

tlacoyo dijo...

bang, bang, shoot, shoot

Love doctor dijo...

Bang bang, my baby shot me down...gracias no.

Cine Club Políticas dijo...

bang bang bang!! adiós tristeza, hola botella de licor

Andrómeda dijo...

No pensar: la opción de nuestro tiempo.

Sólo Soy Un Ojo dijo...

Ja ja que extremista. Sabes cuando leía que te definías posmo; yo preguntaba ¿pues que tan posmo puede ser?, ya veo que mucho.
Por ahí un lingüista de apellido Guiraud tenia al mismo conflicto y el terminó postulando que nosotros creamos las palabras para dar nombres a las cosas, sea porque se carezca de ellas o sea porque el que tienen no cumpla ya eficazmente su función. Ósea que las palabras las hacemos al chingadazo y de manera indiscriminada, lo que supongo (y dicen algunos) nos ha llevado a esta desemantizacion del lenguaje y que se refleja en problemas al momento de estructurar nuestros discursos.
Yo no sé. Ese desmadre lingüístico esta demasiado denso como para expresarse en unas líneas y luego da pena poner comentarios largos (robo espacio vital de tus lectores habituales). Yo le haré como el personaje de la Nausea: pensar sin palabras, pensando las cosas, por las cosas.
Saludos.

Daniel M. dijo...

Era por el Club de la Pelea cierto??

Si a todos nos pasa que al decir un chingo de veces una palabra pierde totalmente su sentido y solo puedes pensar que el lenguaje en cualquiera de sus formas sirve pa pura "madre" luego piensas bueno entonces lo que dije vale "verga" y luego caes en la cuenta de que no sirve de nada decir cosa alguna porque entonces ...

Gran Fornicador dijo...

Mejor guarde un respetuoso silencio.

Flectere dijo...

"Darle demasiadas vueltas a algo provoca que eso pierda todo sentido".

Me quedé pensando en eso, me recordó a Sontag (no cito de memoria, obvio), que en El Benefactor decía algo que medio pudo quizá haber sonado así: contemplarse demasiado a sí mismo es el principio de todo absurdo.

Yo por eso no me miro más... ya tengo demasiado absurdismo alrededor. Saludos!

Sofía dijo...

Salvador: yo no borro nada, no estés de chismoso.

Bernardo: la felicidad es peor que un arma caliente. La felicidad es un arma caliente en manos de los zombies nacos de la tierra de los muertos.

Alejandro: ¿cómo chingau no! I hit the ground.

Iván: tú ni chupas, wei.

Graciela: Qué más quisiera yo. Pero pinche pensamiento, está por todos lados.

Rosángela: Mi intención primordial es alejarme de todo lo que tenga que ver con filosfía o lo que esté filosofoide. Incluyendo la filosofía del lenguaje. Gracias por tus notas, pero yo sólo te puedo dejar esto:
"¿Sabes cuántos chistes de gallegos hay?"
"¿Cuántos?"
"Pues ninguno, todos son anécdotas"

Prr.

Daniel: No puedo creer que estés en Cancún y bloguees. Naco.

Tirso: It's Oh so quiet (shhh, shh).

Silvia: La contemplación de uno mismo es absurda. La comprensión de uno mismo es imposible. Resultado: erradiquemos los espejos.

Luis Ricardo dijo...

Uy intenta lo mismo con un rostro.

Sofía dijo...

pero que sea un rostro de cabeza. No les pasa que ven de cabeza a alguien y de repente parece mounstruo?
chale.